Saltar al contenido

4

Hemos hecho un experimento y ha funcionado!! Por eso os lo queremos enseñar, para que vuestros niños puedan disfrutarlo, asombrarse y pintar, pintar y pintar!! Hemos hecho acuarelas flourescentes!!!

Hacer estas acuarelas es facilísimo, y tendríais que haber visto la cara de Carla cuando le dije que íbamos a hacer una pintura que brilla con la luz oscura, se puso hasta nerviosa, decía que estaba emocionada!! Jejeje, ahora me repite mucho esta frase cuando está contenta.

Sabéis que nos gusta mucho pintar, hemos probado muchas formas, de muchas maneras, y siempre o casi, casi siempre acabamos con las manos, cualquier excusa es buena para pringarnos!!!

Bueno, vamos al lío, que me empiezo a enrollar. Para hacer estas acuarelas flourescentes solamente necesitamos rotuladores fluorescentes (los colores que más nos gusten), unos cacharritos donde la vamos a hacer (uno por cada color), un poco de agua y una pizca de alcohol.

Pintar

Bien, ponemos cada mina en uno de los cacharritos, le añadimos un poco de agua y unas gotas de alcohol a cada uno. El alcohol hace que el proceso para perder el color la mina sea más rápido, así el agua se tiñe en unos pocos minutos. Si lo hiciéramos por la noche para el día siguiente, no haría falta echarle alcohol. Las minas se quedarán blancas completamente, y ha llegado el momento de disfrutar!!

Nuestra mesa de luz no tiene color negro (donde mejor se vería), hemos cogido este color rosa en su tono más oscuro, también probamos en azul oscuro, pero nos gustó más el rosa.

Os gusta? Tenéis que probarlas! Si es así contarme!

 

2

Todas las que nos conocéis sabéis de sobra que las pinturas son nuestro material favorito, cada vez que sacamos las pinturas de dedos, témperas, todos los colores, se para el mundo!!

Hace unos meses, descubrimos las acuarelas y también nos gustaron mucho. Hicimos pintura con yogur y colorante alimenticio, y más de lo mismo, diversión total. Con la pintura galáctica disfrutamos de lo lindo. Todo esto me lleva a la conclusión de que lo que nos gusta es "marranear", ensuciarnos, tocar, sentir, crear, en fin, disfrutar, como a todos los niños.

Con Marina estamos empezando a trabajar los colores, "esta pelota es roja", "el pantalón rojo es muy bonito", Ella, poco a poco irá asimilando la cualidad en cada objeto rojo que vea.

A Carla, sin embargo, le interesan otras cosas, claro. Vamos a hacer juegos donde mezclamos los colores, lo hacemos con distintos materiales y de distinta forma. De esta manera, para Ellas será un juego, distintos puntos de vista sí, y yo tendré dos objetivos distintos, uno por cada una (esto no se lo contéis, que no se enteren, jeje).

Mezclamos las témperas

Sólo nos hace falta unas témperas de los colores que queramos utilizar, algún tipo de cubilete donde hacer la mezcla y unos palillos para mezclar.

Podréis imaginar que con los colores que hicimos creamos varios dibujos!!!

Mezclamos colores líquidos

Colores Colores

Aquí necesitamos agua, colorante alimenticio, cubitera y cuentagotas. Nosotras hicimos cuatro colores, pero podéis hacer todos los que queráis, y tan sencillo como ir probando qué color sale si mezclamos éste con aquel otro.

Mezclamos plastilina

Hemos cogido pedacitos, del mismo tamaño, de plastilina, e iniciamos nuestra mezcla, amasando, poco a poco, con paciencia. Nos han salido unos colores que no teníamos y muy chulos. A Marina no le gusta mucho la plastilina aún, la toca, pero como un poco de lejos...

Mezclamos en la mesa de luz

Con palos de helado y papel de plástico, hicimos los tres colores primarios, después en la mesa de luz descubrimos qué colores aparecían al mezclarlos entre ellos. Esta actividad nos gustó mucho, ya sabéis lo que pienso de la mesa de luz. Si queréis ver más actividades en ella, mirad aquí.

Mezclamos pintura de dedos, sin mancharnos!!

En bolsas para congelar echamos un poco de témpera, nosotras hemos puesto dos colores por bolsa, pero eso a gusto. Rodillo en mano y a mezclar!!

Con estos juegos hemos aprendido que si añadimos negro a cualquier color, éste oscurece, con el blanco pasa justo lo contrario. Además descubrimos qué color se obtiene al mezclar rojo y amarillo, rojo y azul,... Pero lo mejor es que lo hemos pasado muy bien.

Les gustan a vuestros peques las pinturas, la plastilina, las mezclas, mancharse?? Contarme otros juegos con colores, así aprendemos unas de otras. Y si os gusta no dudéis en compartirlo.

2

Título: Prohibida la entrada a los elefantes

Autor: Lisa Mantechev

Ilustradora: Taeeun Yoo

Publicación: Blume, 2016

Edad: 3-6 años

Cuento infantil

"El problema de adoptar un elefante como mascota es que nunca acabas de encajar... Nadie más tiene un elefante en casa. Cada día paseo a mi elefante. Él es muy considerado y no dejaría que me mojara por nada del mundo. No le gustan las grietas de las aceras. Siempre he de cogerlo en brazos para que continúe caminando. Eso es lo que hacen los amigos; ayudarse para poder superar las grietas".

Un día, cuando se celebra la fiesta de " el día de las mascotas" en un club, descubre que no aceptan elefantes. Ambos se van muy tristes de allí. Pero el niño encuentra otra chica con su mascota, una mofeta, que tampoco ha sido aceptada. Los dos chicos tiran de su imaginación para resolver esta discriminación inaceptable. Entonces descubren que hay más niños y niñas que tienen mascotas inusuales, jirafas, pingüinos, erizos, murciélagos,...

Cuento infantil

Todos los niños con mascotas poco comunes se unen y descubren que juntos tienen fuerza y que así pueden vencer.

Cuento infantil

Compromiso, tolerancia, amistad, capacidad resolutiva para resolver un conflicto tan emocional, rechazo a la exclusión social son algunos de los temas que toca esta historia.

Entre líneas, también podemos leer otro mensaje, que puede ayudar a mejorar la autoestima en los niños. Y es que no importa ser diferentes a los demás porque siempre habrá un lugar u otras personas con las que puedan encajar.

Lo diferente no es lo peor. Hay que aprender a aceptarnos tal y como somos y saber relacionarnos con todas las personas que tenemos alrededor.

Os diré que lo hemos leído tantas y tantas veces que Carla ya se lo sabe, y juega con él a que sabe leer!! Les pasa esto a vuestros niños? Ahora estamos aprendiendo las letras y a escribirlas y se pasa el día haciendo como que sabe leer.

Conocíais este libro? Os gusta? Y lo más importante, le gusta a vuestros niños?

 

Hacer un comedero para pájaros, además de muy entretenido y divertido para los niños, les enseña educación ambiental,a cuidar del entorno y de los seres vivos que lo habitan y sobre todo respetarlos.

Esta actividad, la pueden desarrollar en su mayoría ellos solitos (recomiendo a partir de 3 años). De esta manera aumentamos su autonomía y autoestima. Es una actividad muy sencilla, pero que les gustará mucho por su relación con los animales.

Podemos hacer el comedero, colgarlo en un árbol y espiar escondidos (esto le encantó a Carla, Marina se puso un poco nerviosa) hasta ver aparecer y comer de él a algún pajarito.

Materiales:

  • Alpiste
  • Moldes para cortar galletas
  • Bandeja
  • Papel de aluminio
  • Pajitas
  • Tijeras
  • Gelatina neutra (nunca de sabores, ya que llevan azúcares que pueden hacer daño a los pájaros)
  • Cuenco
  • Agua
  • Cuerda o cualquier cinta

Cómo lo hacemos:

  • Forramos la bandeja con papel de aluminio y colocamos en ella los moldes de las galletas

Cómo lo hago

  • En un cuenco preparamos un poco de gelatina (siguiendo las instrucciones del envase). En este paso el adulto calienta el agua, los peques pueden echar la gelatina y remover con cuidado hasta que se disuelva por completo. La cantidad dependerá de la cantidad de alpiste que queramos preparar. Debemos formar una especie de pasta, el alpiste no debe flotar en la gelatina, más bien quedar compactado.
  • Una vez que la gelatina está disuelta, la añadimos al cuenco con el alpiste y removemos para que se mezcle bien. A partir de aquí,y este paso, lo pueden hacer los niños sólos, estamos con ellos para ayudar siempre que lo necesiten.
  • Con una cuchara vamos rellenando los moldes de las galletas con el alpiste ya preparado, compactándolo muy bien con una cuchara o con los dedos.

Cómo lo hago

  • Cortamos una pajita en trozos y la clavamos en el lugar que queramos que luego pase la cuerda para colgarlos. Dejamos que la gelatina se solidifique, un par de horas en la nevera bastará.
  • Una vez que la gelatina endureció,podemos desmoldamos nuestras figuritas.
  • Para pasar la cuerda de un lado a otro, lo haremos a través de la pajita, una vez que esté la cuerda dentro de la pajita, arrastramos ambas juntas hacia el otro lado. Retiramos la pajita, abusamos la cuerda y ya tenemos listo nuestro comedero para pájaros.

Cómo lo hago

  • Sólo nos queda buscar los árboles idóneos, donde tengamos un sitio para escondernos y poder espiar a los pajaritos que quieran probar nuestro manjar.

Os gusta la idea? Os animáis a hacerla? Será divertido y enriquecedor!!

 

 

Sé que la mesa de luz va a ser uno de los regalos estrella en estos Reyes Magos. Esta mesa o caja es un regalo que va a gustar tanto a los niños como a los papás. Yo la uso para calcar los patrones de costura.

Hay muchos blogs que os contarán sobre los beneficios técnicos, educativos. Yo os voy a decir los beneficios que más me gustan.

  • Aumenta la curiosidad de los niños.
  • Favorece el juego libre y la imaginación.
  • Crea un ambiente muy especial.
  • Se pueden hacer muchas actividades de temas muy diferentes, el disfrute está asegurado, visualmente es muy llamativa.
  • Favorece la atención y concentración en las actividades.
  • Experimentación cromática. Podemos experimentar con papeles translúcidos, acetatos, paletas, incluso si colocamos un papel film podemos pintar encima.

La edad ideal para empezar a utilizarla es, ni más ni menos, que igual que todo lo demás, hay que seguir al niño, depende de cada uno y de cómo los veamos. Nosotros se la regalamos a Carla cuando cumplió 2 años, sin embargo Marina la ha utilizado desde los 18 meses.

En nuestro caso no es una mesa, si no una caja de luz, para nosotras (o más bien para mí) es mucho más cómodo, ya que la puedes guardar en cualquier sitio, y también la puedes llevar sin problemas.

Compramos nuestra caja de luz en mamáLUZ, pero también la podéis encontrar en jugarijugar o Slowfunkids, tres sitios de total confianza.

Ale, pues ya tenemos la mesa en casa, ya conocemos sus beneficios, y ahora qué? Cómo la usamos? Cómo jugamos con ella? Tan importante como tenerla, es saber utilizarla, y tener las ideas, los materiales necesarios,... Sin ello de nada nos servirá tener la mesa de luz, ya que no le sacaremos provecho, y al final quedará olvidada en un rincón.

Pero no hay de que preocuparse, no hay que gastar gran cantidad de dinero en materiales. Lo mejor es hacer una lista de ideas, juegos, actividades que te gustaría hacer en ella con los peques. Hay muchas actividades que puedes hacer con los peques con materiales caseros, sin necesidad de comprar nada. También hay muchas páginas en Internet donde comprar gran cantidad de material según vuestras necesidades.

Espero que os haya gustado y sobre todo, si los Reyes la traen a casa que la disfrutéis muchísimo. Y los juegos? Os han gustado? Si es así no dudéis en compartirlo.

Besos

 

2

Como ya sabéis, este año Carla ha empezado el cole de los mayores. Su profesora me dijo que el primer proyecto que iban a desarrollar era el reconocimiento del nombre propio. Nosotras ya llevábamos tiempo con este tema, siempre jugando, nunca le ha dado un papel y boli para que lo escriba o repase, nada parecido.

Me parece muy importante que sepa identificarlo, ya que al entrar al cole lo va a tener en todas partes, el perchero, la caja de actividades, su baby,...

En casa no lo hemos trabajado a nivel oral, sino iniciando en el nivel escrito, pero sin escribir, sí, así es. De este modo Carla hace mucho tiempo que reconoce su nombre al verlo escrito. Os pongo ejemplo de nuestra manera de trabajarlo.

Cuando aprenden a escribir su nombre es algo muy especial para ellos, contiene un valor afectivo muy importante; les pertenece y lo van a llevar toda la vida.

El nombre propio es su primer abecedario, a partir de él irán aprendiendo el resto de letras.

Cuántas letras componen mi nombre? cuántas se repiten? Es más largo o corto que el de mi hermana, el de mamá, el de papá? Buscamos las palabras que empiezan por la misma letra que su nombre. Al comenzar el curso, Ella me decía los nombres de sus compañeros y yo los escribía y comparábamos. Aquí tenemos una anécdota, siempre me decía la S de Esteban, y yo le rectificada, Carla totalmente cabezona en que empezaba con S, hasta que le pregunté a su profe y me dijo que sí, que el niño en cuestión se llama Jonh Stevan.

Y de repente, llegó el día, sin decir nada, estaba pintando con ceras y la veo que empieza escribiendo la C, seguido la A, y así hasta que completó CARLA, yo alucinaba, me sorprendió.

Reconocimiento nombre

Ahora su nombre lo escribe sin problemas (a su manera, aunque yo lo veo precioso), y para el resto, le voy diciendo yo las letras y Ellas las va escribiendo. Algunas letras no las conoce por el nombre, pero le digo, la F de Francisco, la M de Marina.

En definitiva, crecen muy rápido y absorben como esponjas. Aprenden a pasos agigantados.

Espero que os hayan gustado estos juegos y los pongáis en práctica con vuestros peques. Estaré muy contenta si me lo contáis. Y si os gusta mucho, mucho el post, no dudéis en compartirlo!!

Besos

2

Al hablar de motricidad nos referimos a la capacidad de los niños para dominar su cuerpo.Pueden ser movimientos con la totalidadde su cuerpo (motricidad gruesa) o las acciones que requieren mayor precisión , y para las qe se precisa una coordinación óculo-manual, como coger cosas con las yemas de los dedos, rascar, ... (motricidad fina).

La psicomotricidad fina se necesita para todas las actividades que realizamos específicamente con las manos.

  • escribir, dibujar, pintar
  • punzar, rasgar
  • usar herramientas
  • coser
  • coger cubiertos
  • amasar, moldear

Es a partir de los 18 meses, cuando empezamos a estimular con ejercicios. Os propongo unas actividades-juegos que yo practico con Marina (18meses), y a las que Carla le ayuda siempre.

  1. Hacemos cosquillas en la palma de la mano, para ello hay muchas canciones con el fin de motivar. " si te pica la pulga ráscatela, ráscatela", "pon gallinita pon, pon gallinita un huevo...
  2. Jugar con plastilina, amasar

Moldear plastilina

3. Pegar y despegar pegatinas. Esto le encanta a Marina, bueno, a Carla también. Las pegan por todas partes, sobre todo les gusta pegarlas en  la puerta de su habitación.

4.Desenvolver caramelos, o simplemente le envolvemos sus juguetes en papel de aluminio o papel  de regalo.

5. Trasvases, ya sean de materia seca o líquidos. Yo el agua la dejo siempre para verano.

motricidad fina

6. Enroscar tapones de botellas.

7. Atornillar usando juego de tuercas, yo tengo de las de verda, pero para Marina aún pesan mucho.

8. Jugar a bloques de construcción. Otra actividad que nos gusta mucho, y sobre todo tirar las torres construidas.

9. Hacer pedacitos de papel, creo que esta actividad les gusta a todos los niños. Lo mejor es utilizar distintos tipos de papel, con distintos grosores, texturas,...

10. Garabatear, dibujar. Dejándoles ceras que sean blanditas, pincel, pintura de dedos.

11. Introducir palitos, pagitas, pompones.

motricidad fina

12. Coser, esto lo podemos hacer en casa nosotras mismas o existen en el mercado muchos juegos de este tipo.

13. Por supuesto, siempre que llegue la hora de la comida, le dejamos la cuchara a mano para que la coja si le apetece y vaya practicando. Yo esto empecé a hacerlo hace mucho meses, y Marina ya come genial tanto con la cuchara como con el tenedor.

Espero que os sirvan y sobre todo que las pongais en práctica. Ya me contais qué tal os va, si le gustan a los peques, y recordar, que si no le apetece, se detiene el juego y se deja para cuando estén receptivos.

Besos

 

 

 

2

Mi peque mayor empieza el colegio por primera vez, "el cole de los mayores" dice Ella, y yo digo el cole con sólo 3 añitos. No lo puedo evitar, tengo sentimientos encontrados.

Por una parte siento angustia; cómo lo afrontará, por otro lado pienso que va a ir muy bien, ya ha estado en la guardería y le encantaba, lo pasaba en grande. Llevaba ilusionada y salia feliz.

Primer día de colegio

Aún así, siento que es la primera vez que se enfrenta a un sitio desconocido, a personas desconocidas, en fin. En la guardería entró con 9 meses y ha crecido con Ellas, mis chicas que las llamo yo. Ahora tendrá amiguitos nuevos y un centro escolar nuevo y muy grande. Siento cierto modo, cierta pena.

Por otro lado es una niña que se adapta muy bien, es muy buena y comprensiva. Acepta las normas de buen grado. Hemos estado estos últimos dos meses juntas las 24 horas, yo cogí permiso en el trabajo y hemos disfrutado del verano con la familia, esto conlleva otras rutinas, otros horarios, otra casa, irnos al pueblo, otras normas.

A principios de septiembre volvimos a casa pensando en ir adaptándonos poco a poco a lo que va a ser nuestras rutinas, e ir haciendo más fácil el inicio escolar:

* Empezamos regulando los horarios, sobre todo de sueño, ir adaptándolo al que va a ser durante el curso.

* Antes de empezar el proceso de adaptación la llevé a visitar su nuevo colegio. No pudimos conocer a su maestra, pero sí vimos el cole, su clase llena de juegos y el patio.

* Recogimos el uniforme, le íbamos preguntando si le gustaba, si se lo veía bien, si quería baby o no.

* Los tres días anteriores al inicio de adaptación fuimos tachando los días en el calendario, y teníamos marcado en rojo el primer día de colegio.

* Al lado del colegio hay un parque infantil, una mañana fuimos y le explicamos lo cerquita que está, que algunos días podríamos quedarnos a la salida.

Llega el día, el día marcado en rojo, yo estaba con un sentimiento raro, un poco de añoranza por mi bebé, ha crecido muy rápido y ya es toda una niña, parece una mujercita. Pues bien, ese sentimiento no podía mostrárselo a Ella. Entré a la habitación y la desperté con alegría, calma, serenidad.

Llegamos al colegio y los papás podríamos quedarnos allí, Carla quería enseñarnos todo y descubrir cada rincón de su clase. Se mostraba feliz. Al cabo de media hora, Ella se quedó en clase tranquila y yo salí de allí teniendo la certeza de que todo iba a ir bien.

Al día siguiente, los papás no entramos en clase. Durante el camino la iba animando y explicándole que no entraría en su clase con Ella, y su respuesta me sorprendió:"claro mamá, el cole es para niños, las mamás no vienen". Mi niña es mayor.

Llegamos a la puerta de clase, me dió un beso y le dije que en un rato volvía a recogerla. Pasó dentro sin pensarlo, al salir se me saltaron las lágrimas.

En definitiva, cualquier cambio lleva su proceso de adaptación, y mientras más calmados y tranquilos estemos los padres, más fácil será para nuestros pequeños. Y aunque nosotros estemos angustiados, jamás lo mostraremos a los niños.

Por último, desearos suerte a todos los que estáis pasando por este período.

2

Hoy traemos una técnica de pintar muy chula, pintar con sal y témperas

Tan chula que cuando Carla ha acabado me ha pedido más, quería hacer otro cuadro. Pero claro, dice que se los va a regalar todos a papi!! Yo le pregunto:y mamá qué? Y me contesta que yo estoy con Ella y no sería sorpresa", me la como!!!

Con esta técnica de dibujar con sal y témperas se consiguen unos dibujos con relieve y colores muy bonitos. Perfectos para regalar, colgar en su rincòn del artista,...

Con esta actividad estimulamos en ellos mucho más que la creatividad, los iniciamos en el mundo del arte de una manera muy divertida. Además, fomentamos su autoestima, ya que ven que los dibujos quedan muy bien, el color no se sale de lo marcado.

Qué necesitamos?

Cartulina o papel grueso

Pegamento blanco o cola

Sal fina

Témperas líquidas o agua con colorante alimentario

Goteros o pinceles pequeños

Sal témperas

Cómo lo hacemos?

Es muy sencillo. Con el pegamento dibujamos sobre el papel, con una cantidad generosa de pegamento.

Cola

Antes de que se seque espolvoreamos con sal fina y levantamos el papel para que la sobrante se caiga.

Pegamento y sal

Ahora vamos a pintar!!! Nosotras lo hemos hecho con gotero. Vamos cargando el gotero y echamos gotas sobre la sal. La pintura va circulando sobre la superficie de la sal.

Colores

 

Mi duda era si habría que esperar a que secase el pegamento y la sal, pero como somos unas impacientes no hemos esperado y ha quedado bien, con lo cual duda resuelta.

Una vez que terminamos de pintar sí esperamos a que seque, los colores se aclararán y queda un dibujo precioso. Además se conserva perfectamente.

Pintar con sal

Os ha gustado esta actividad para vuestros peques?? No dudéis en hacerla, les encantará!!!

"Mira que mira mirando, me encontré un bicho muy raro, era parecido a un huevo...", así empieza este cuento, un libro de cartón duro y de formato pequeño (lo que viene muy bien para pequeños lectores, que aún no tienen muy desarrollada su motricidad).

Cuento

Lo podemos considerar un libro-juego, es una​historia sin fin, un cuento que no se termina nunca, ya que su final está enlazado con el principio.

Texto en verso, con lo que podríamos buscarle una canción, y a la vez que leemos, jugamos, cantamos, compartimos un rato y trabajamos el ritmo. Ójala de pequeña lo hubieran trabajado conmigo, por qué lo que es ritmo cantando....ni se lo que significa, jejeje.

La historia es sencilla: comenzamos observando un bicho muy raro. Para ser exactos parece un huevo. Pero al ir pasando las páginas, vemos que le van apareciendo manos, nariz, rabo,... Al llegar al final de la historia, el libro nos dice que le demos la vuelta para seguir leyendo y veremos que es un ratón!!!!

Cuento bicho extraño

A partir de darle la vuelta al cuento, podemos leer las líneas que antes teníamos al revés, boca abajo. Al ratón le cae un rayo y del susto va perdiendo partes del cuerpo, hasta quedarse como lo vimos al principio: mondo, lirondo y pelado.

De nuevo, la última página nos invita a darle la vuelta y volver a empezar.

FICHA TÉCNICA:

  • Título: Un bicho extraño
  • Publicado: junio 2009
  • Autor: Mon Daporta y Óscar Villán
  • Editorial: kalandraka
  • Formato: tapa dura, 12 páginas

Este cuento está editado en tres colores únicamente, con lo que se nos ocurrió hacer estos ratoncitos para darle un poco de color.

Ratoncitos coloridos

Ahora buscamos elementos cotidianos que puedan ser un ratón, mejor dicho, que parezca un ratón, y encontramos éstos

Rulo papel

Cáscara nueces

Qué os parece?? Os animáis a leerlo, a hacer actividades, y por supuesto a contarme las que se os ocurran a vosotros o vuestros peques!!!

P.D. Estado atentas a redes sociales, muy pronto subiré vídeo relacionado, os va a encargar!!!!!!!